Inicio Literatura
Literatura


Los soportes de la ficción y la interactividad lectora: El Quijote y la novela ante el mundo digital PDF Imprimir E-mail
Literatura - La novela

Publicado por Álvaro Llosa Sanz en Espéculo nº 41

Si bien el Quijote es un libro de libros, lo es también de las múltiples ficciones, que parecen insertadas en él a través de diversas narraciones cuyo soporte y canales varía, desde lo manuscrito a la memoria, desde la pura oralidad hasta lo meramente impreso, atravesando toda una gama de diferentes grados por lo audiovisual y dramático. Con ello, la idea de libro se disuelve o confunde a favor de la de ficción: relatos orales, escritos, actuaciones teatrales y representaciones escenográficas conforman dichas ficciones, cuyos soportes son desde el manuscrito hallado, la historia narrada en voz alta, el retablo de títeres, el paisaje público de la fiesta barroca, o la misma memoria tanto individual como colectiva. Por otro lado, el Quijote de 1615 ahonda en la idea del lector activo, que se permite conversar e interactuar con el personaje protagonista, formando parte del relato mismo, como se ve claramente en la actividad de Sansón Carrasco y en la de los duques. Incluso Cervantes interactúa con su novela al descubrir el Quijote de Avellaneda, y cambia por ello el curso de las aventuras. Así, ambos aspectos -diversos soportes y canales e interacción- nos permiten evaluar, bajo el auspicio amplio del concepto de performance, algunos rasgos de la novela ante el mundo digital, ya que el inminente cambio en el soporte, que tiende a su expresión digital multimedia, y la posibilidad de interacción con el propio texto y su posterior desarrollo para el (escri)lector, son dos elementos clave en la nueva ficción digital, inmersa en la crisis sobre la transmisión de la cultura y sus canales. Quizás una precisa reflexión sobre estos aspectos nos permita comprobar que el mundo del Quijote no está tan lejos de un mundo nuevo para los nuevos lectores digitales, y sirve aun de ejemplar novela para construir la ficción y la crítica de la ficción futura.

Acceder al artículo

 
La poesia burlesca áurea, ejercicio de lectura conceptista y apostillas al romance «Boda de negros» de Quevedo PDF Imprimir E-mail
Literatura - La poesía

Publicado por Ignacio Arellano en Revista de Filología Románica nº 5

 

La critica acepta hoy comúnmente que la base de casi toda nuestra literatura barroca es el conceptismo, y que el llamado culteranismo no es sino una variedad peculiar inserta en el más amplio fenómeno conceptista. Esta aquiescencia en el plano teórico no acaba de extenderse todo lo deseable como posible guia metodológica de lectura. En un excelente articulo sobre Gracián Pelegrin pone de relieve la marginación de la Agudeza y arte de ingenio y reivindica «La agudeza como método de aproximación al texto barroco». Es natural que la recurrencia a las categorías conceptistas permita con rentabilidad la descodificación de los textos barrocos, ya que han sido codificados literariamente de acuerdo con ellas. Este, me parece, es un horizonte de lectura provechoso, especialmente para la poesia burlesca, en donde cl conceptismo abandona (salvo en casos excepcionales, como Góngora o su admirador Pantaleón de Ribera) los injertos cultistas y abunda en los modos de agudeza conceptual y verbal.

Acceder al artículo 

 

 
Eros y Thánatos: la mística del amor en los Sonetos del amor oscuro de Federico García Lorca PDF Imprimir E-mail
Literatura - Grupo poético del 27

Publicado por Verónica Leuci en Espéculo nº 40

La oscuridad puede pensarse como el espacio en el que “el incendio de amor” puede verse y puede lograrse el fuego y la iluminación del encuentro y la unión. La “claridad” de los Sonetos se construye, en el reverso, también en la clave mística del fuego purificador, como la vía a la iluminación y el éxtasis del encuentro.

Acceder al artículo

 
Intrahistoria en Unamuno e intratiempo en Machado PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 
Literatura - Modernismo y 98

Publicado por Maricarmen R. Margenot en Espéculo nº 42

Este ensayo pretende profundizar y poner de relieve ciertos aspectos noventayochistas reflejados en las obras de Unamuno y Machado. La idea de esencialidad definida por Unamuno en En torno al casticismo será una de ellas, ya que tal concepto será el común denominador del pensamiento de la mayoría de dichos escritores. Asimismo, Machado en su obra Campos de Castilla, refleja singularmente su visión y preocupación por España, y, entre ideas como la de esencialidad de Unamuno, destaca la noción de temporalidad en dicha obra, la cual será también clave en la generación.
El hombre, en unión con su paisaje , formará una unidad profunda y eterna, y esta es la clave, la esencialidad anhelada y buscada por los hombres del 98. Unamuno se convierte así en propulsor de estas ideas, que aunque también están presentadas en todos los escritos noventayochistas, es con En torno al casticismo, cuando aparecen por primera vez expuestas abiertamente. Antonio Machado, en su obra más famosa, Campos de Castilla, proyecta toda esta ideología donde sitúa la preocupación por España como tema central.
Se podría hablar, y de hecho se ha hablado, de influencias de Unamuno en Machado; el planteamiento del problema español en Unamuno dirige indirectamente la formación de Machado con escritos como En torno al casticismo. Machado mismo, al ser interrogado sobre su pertenencia a la generación del 98, contesta: “Soy posterior a ella. Mi relación a aquellos hombres -Unamuno, Baroja, Ortega, Valle-Inclán-- es la de un discípulo con sus maestros...”
Tras un detenido análisis de algunos textos de ambos autores (en verso y en prosa), se observará que estas son tan parecidas, que no cabe duda de que ambos pensadoress compartían la misma visión y el mismo sentimiento por la tierra castellana. Así, se podría afirmar que Machado, entre otras cosas, poetiza las ideas sobre España, enunciadas por Unamuno en sus ensayos de En torno al casticismo. La preocupación por captar la esencia del alma castellana, lleva a poner de manifiesto los elementos que componen la intrahistoria, pero además, a Machado le inquieta el ámbito temporal que rodea la intrahistoria, que evoluciona con ella y se eterniza, el “intratiempo” del hombre, del paisaje, que forma una unidad con la tradición eterna.
“La poesía es diálogo de un hombre con su tiempo”, ha dicho Machado. El hombre está siempre experimentando esa marcha temporal, la sucesión eterna interior, y el poeta debe transmitir esta duración humana y temporal a la poesía. El poema adquiriría, de este modo, esa “magia” temporal, experimentaría su propio tiempo, “el poema debe, pues, vivir como tiempo finito y medido, con independencia de su principio generador que es también tiempo, pero infinito e inmesurable”. En Soledades también encontramos ejemplos en los que se puede apreciar, casi contemplar por ejemplo el movimiento de la luna en la noche, y con él, el invisible paso del tiempo. Así pues, al igual que con la preocupación por España, Unamuno sienta las bases filosóficas sobre el acontecer temporal que Machado luego ampliará y analizará más detalladamente en su obra.
El poeta habrá alcanzado así, la esencia temporal, el tiempo eterno, ¿intratiempo?, siempre fluyendo y autorenovándose, sin morir en el poema. Este flujo eterno constituirá parte indispensable de la “intrahistoricidad” propuesta por Unamuno: ambos elementos, casi imperceptibles, silenciosos, “como el fondo mismo del mar” serán así pues, las bases primarias de la siempre necesaria renovación del 98.

Acceder al artículo

 
De juglaría y clerecía: el falso problema de lo culto y lo popular en la invención de los dos mesteres PDF Imprimir E-mail
Literatura - Edad Media

Publicado por Juan García Única en Espéculo nº 42

En este artículo pretendemos mostrar la inconveniencia de aplicar las categorías de lo culto y lo popular como base para reducir toda la poesía castellana del siglo XIII a dos mesteres o escuelas poéticas (juglaría y clerecía). A través de la crítica de la engañosa noción de lo popular, tan cara al tradicionalismo, y partiendo de ejemplos extraídos de la Razón de amor y del Libro de Apolonio, pretendemos sugerir una lectura apegada a la radical historicidad de los textos dentro de sus problemáticas de base concretas, muy alejadas en realidad de esa supuesta lucha entre una norma culta y otra popular.

Acceder al artículo

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 3 de 49